VENCIENDO EL AFÁN Y LA ANSIEDAD

Ministerio Plenitud Bolivia > Blog > CULTO DE CELEBRACIÓN > VENCIENDO EL AFÁN Y LA ANSIEDAD
  • Escrito por: Ministerio Plenitud

TEMA: VENCIENDO EL AFÁN Y LA ANSIEDAD
TEXTO: SAN MATEO 6:25-34

INTRODUCCIÓN
El Señor Jesús conoce las necesidades humanas y Él sabe cómo ayudarnos para no caer en el error del afán y la ansiedad.

I. LAS PERSONAS SE AFANAN POR LAS COSAS DE ESTA VIDA
A. El afán se produce por las preocupaciones que las personas tienen por alcanzar cosas materiales. Las personas se afanan mucho por el alimento y por la vestimenta.
B. Hay personas que viven afanadas por su trabajo, en su casa hablan de su trabajo, en la iglesia hablan de su trabajo y en todo lugar que se encuentran hablan de su trabajo.
C. El afán, la ansiedad o el estrés, más allá de traer consecuencias físicas, el estrés es un problema espiritual de aquellas personas que viven apartadas de Dios.
D. Muchas veces el afán y la ansiedad sacan a Dios de nuestra vida porque las personas se olvidan completamente de Dios y se concentran en sus asuntos.
E. El afán y la ansiedad pueden apagar el fuego del Espíritu Santo en la vida del creyente, por esa razón, hay personas que hasta en la iglesia se duermen.

II. RECOMENDACIONES PARA VENCER EL AFÁN Y LA ANSIEDAD
A. Primero, necesitamos tener una fe verdadera en Dios. Cuando nuestra fe esta puesta en personas, en el médico, en un amigo, en un consejero, las preocupaciones no se van, pero si nuestra fe esta puesta en Jesús hay paz en el corazón (Salmos 4:8).
B. Segundo, si sus preocupaciones son muchas, entonces, haga oración (Santiago 5:13). Las personas piensan en lo material pero Jesús les dice que busquen primero el reino de Dios y su justicia.
C. Tercero, viva el día a día. Todos tenemos un plan o una meta pero no podemos adelantar el futuro, tenemos que estar preparado pero no afanados. No se asuste por el futuro, viva el presente que del futuro se encarga Dios, recuerde, cada día tiene su propio afán. Dios protege a su pueblo así que no se preocupe por el mañana.

CONCLUSIÓN
Las personas valen más que los pájaros, valen más que las flores, y así como Dios cuida de ellos, así también cuidara nuestra vida. El creyente que tiene fe en Dios, ora y canta porque sabe que Dios es poderoso para librarlo. Vuelva su fe a Dios, viva la vida porque es única y aprenda a descansar en Dios por medio de la oración.

Iglesia Ministerio Plenitud
Reverendo Nain Villagomez
Pastora Marlene Muñoz Soliz
Santa Cruz, Bolivia

Avatar
Autor: Ministerio Plenitud
Consejería