TRANSFORMANDO NUESTRA CONDICIÓN (CM)

Ministerio Plenitud Bolivia > Blog > SERVICIOS > TRANSFORMANDO NUESTRA CONDICIÓN (CM)
  • Escrito por: Ministerio Plenitud

TEMA: TRANSFORMANDO NUESTRA CONDICIÓN
TEXTO: GÉNESIS 26:12-13

INTRODUCCIÓN
La historia de Isaac, es la historia de un hombre que se enriqueció, fue prosperado y se engrandeció hasta hacerse muy poderoso. Dejo de ser un hombre insignificante a ser alguien muy poderoso, así también Dios puede transformar nuestra condición pero necesitamos considerar los siguientes puntos.

I. OBEDIENCIA A DIOS
A. La Biblia dice que hubo hambre en la tierra e Isaac tenía la intensión de descender a Egipto pero Dios le dijo que se quede como forastero en Gerar y que habite en ese lugar. Isaac fue obediente a Dios y se quedó en ese lugar (Génesis 26:1-6).
B. No importa en qué lugar nos encontramos, sea en el campo o en la ciudad, lo importante es estar en el lugar que Dios nos ha dicho porque la bendición viene como resultado de la obediencia.
C. Dios le dijo al pueblo de Israel que si obedecían sus mandamientos la bendición los alcanzaría (Deuteronomio 28:1-2). Hay quienes se desesperan porque quieren ser bendecidos rápidamente pero Dios desea que seamos pacientes porque en su tiempo nos bendecirá.
D. La bendición que conquistamos por medio de la obediencia afecta nuestra descendencia. Dios le dijo a Isaac que le entregaría esas tierras a él y a su descendencia.
E. Cuando somos obedientes no tenemos que preocuparnos por el futuro de nuestros hijos porque la Biblia dice: “No he visto justo desamparado y su descendencia que mendigue pan” (Salmos 37:25).

II. TRABAJO BENDECIDO POR DIOS
A. Las posibilidades de prosperar no eran muchas porque había hambre en la tierra, sin embargo, Isaac sembró y aquél año cosechó al ciento por uno porque cuando el trabajo está bendecido por Dios es productivo.
B. Las bendiciones no son resultado de la casualidad sino del trabajo bendecido por Dios. Nadie va a prosperar sin trabajar porque lo que Dios bendice es el trabajo de nuestras manos (Deuteronomio 28:12).
C. El trabajo no es una maldición es parte de las responsabilidades que Dios le delegó al hombre desde el huerto del Edén, sin embargo, cuando vivimos apartados de Dios el trabajo se vuelve improductivo por causa de las maldiciones que genera el pecado.
D. Nadie tiene que envidiar el negocio, la profesión o el trabajo de otra persona, lo que tiene que hacer es que su trabajo sea bendecido por Dios para que sea productivo.

III. ALTAR DE ADORACIÓN A DIOS
A. Isaac se volvió un hombre muy poderoso y los filisteos de Gerar comenzaron a tenerle envidia y lo echaron de ese lugar, sin embargo, desde el momento que Isaac edificó un altar a Jehová los de Gerar reconocieron que él era alguien bendecido por Dios e hicieron la Paz (Génesis26:23-33).
B. El altar es señal de adoración y de comunión con Dios. los hombres de fe siempre levantaron un altar para invocar el nombre de Dios y así lo hizo Isaac también.
C. Siempre vamos a tener enemigos que tendrán envidia de la bendición de Dios en nuestras vidas pero si tenemos la presencia de Dios sus corazones serán mudados tal como sucedió con los filisteos de Gerar.
D. Dios no bendice a cualquier persona, Dios bendice a los hombres de altar. Tenemos que desafiarnos a levantar un altar de adoración, en nuestra casa tenemos que tener un lugar para hablar con Dios todos los días.

CONCLUSIÓN
Si desea que su vida sea transformada como fue transformada la vida de Isaac, entonces, estos principios le direccionarán por el camino correcto.

Iglesia Ministerio Plenitud
Reverendo Nain Villagomez
Pastora Marlene Muñoz Soliz
Santa Cruz, Bolivia

Avatar
Autor: Ministerio Plenitud
Consejería