MALDICIONES HEREDITARIAS

  • Escrito por: Ministerio Plenitud

TEMA: MALDICIONES HEREDITARIAS
TEXTO: ÉXODO 20:5-6

INTRODUCCIÓN
Las maldiciones pueden afectar a algunas personas pero a otras no, veamos a través de la enseñanza de la Biblia quienes pueden ser afectadas y quienes no pueden ser afectadas por las maldiciones hereditarias.

I. LAS MALDICIONES HEREDITARIAS SON ANULADAS CUANDO VENIMOS A CRISTO
A. La Biblia nos enseña que las maldiciones hereditarias afectan a quienes aborrecen a Dios pero en su misericordia ha provisto la oportunidad para que seamos libres de las maldiciones (Éxodo 20:5-6).
B. Cuando una persona viene a Cristo, sus pecados son perdonados y la maldición es anulada (1 Juan 1:7) porque todos en Cristo son nueva criatura (2 Corintios 5:17).
C. Jesús nos libero del pecado por lo tanto ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, sin embargo, tenemos que crucificar nuestra carne y andar conforme al Espíritu (Romanos 8:1).

II. NUESTROS PECADOS GENERAN MALDICIONES SI NO NOS ARREPENTIMOS
A. Las maldiciones que muchas veces vienen a nuestra vida son el resultado de nuestros mismos pecados y no por causa de los pecados de nuestros padres.
B. Una cosa es la maldición hereditaria y otra cosa son las consecuencias de nuestros pecados personales. El rey David pecó pero no aborrecía a Dios y cuando fue confrontado se arrepintió y Dios lo perdonó (2 Samuel 11:1-27).
C. La persona peca porque quiere hacerlo y no es culpa de nadie, y para librarse de las maldiciones tiene que arrepentirse de sus pecados. No endurezca su corazón delante de Dios para que Dios lo perdone (Hebreos 3:7-8).

III. EL DIABLO NO PUEDE TOCAR LA VIDA DE UN HIJO DE DIOS
A. La Biblia dice que a los que son de Cristo el maligno no los puede tocar porque Dios defiende a los que le pertenecen (1 Juan 5:18).
B. David peco pero no se endemonió; Pedro pecó pero no se endemonió, por esa razón, creemos que los cristianos no pueden endemoniarse.
C. Es verdad que el pecado abre puertas para que el diablo entre pero el que se arrepiente cierra las puertas abiertas.
D. Solo cuando el creyente persiste en pecar y endurece su corazón, el diablo toma control de su vida. Pedro le dijo a Ananías y Safira que el diablo había llenado su corazón de mentiras y ambos murieron (Hechos 5:1-11).

CONCLUSIÓN
Quien decide vivir lejos de Dios, su vida y su familia serán afectadas por las maldiciones pero quienes se acercan a Cristo experimentarán la bendición de Dios para sus vidas.

Reverendo Nain Villagomez
Pastora Marlene Muñoz Soliz
Iglesia Ministerio Plenitud
Santa Cruz Bolivia

Avatar
Autor: Ministerio Plenitud
Consejería