LA PREDICACIÓN DEL EVANGELIO EN LAS CASAS

Ministerio Plenitud Bolivia > Blog > CULTO DE CELEBRACIÓN > LA PREDICACIÓN DEL EVANGELIO EN LAS CASAS
  • Escrito por: Ministerio Plenitud

TEMA: LA PREDICACIÓN DEL EVANGELIO EN LAS CASAS
TEXTO: HECHOS 5:42

INTRODUCCIÓN
El Señor hizo su ministerio más en las casas porque había familias necesitadas. Los discípulos también predicaron no solo en el templo sino también en las casas. La parábola de la moneda pérdida nos ilustra la importancia de predicar el evangelio en las casas (San Lucas 15:8-10).

I. JESÚS MUESTRA EL VALOR DE LAS PERSONAS PERDIDAS
A. Jesús habló de una mujer que tenía diez dracmas pero perdió una en su casa y la buscó hasta encontrarla.
B. ¿Que hizo la mujer? Lo primero que hizo fue prender la lámpara y luego barrio la casa. Esta mujer trabajo diligentemente hasta encontrar la moneda perdida.
C. La vida de una persona vale más que una moneda, por lo tanto, debemos esforzarnos para predicar el evangelio y restaurar las vidas.
D. Dios está esperando que fortalezcamos la enseñanza de la Biblia en la casa. La Biblia es lámpara que va iluminar nuestra casa y hará que los perdidos sean encontrados (Salmos119:105).

II. JESÚS MUESTRA EL GOZO QUE PRODUCE HALLAR A LOS PERDIDOS
A. Jesús primero habló de la oveja perdida y luego de la moneda pérdida, y en ambos caso se muestra el gozo que produce al encontrarlos.
B. La moneda se perdió en la casa pero cuando la encontraron produjo gozo. Hay fiesta en los cielos cuando alguien se arrepiente en la tierra.
C. Cada persona puede ser el autor de la fiesta al predicar el evangelio y salvar a los perdidos.
D. Quien entiende el valor que tiene las personas para Dios, será parte del plan de salvación de las personas.

CONCLUSIÓN
No podemos dejar de predicar el evangelio, tenemos que aprovechar la oportunidad que Dios nos da para hacerlo en las casas y salvar a los perdidos. Muchas de esas personas pérdidas son nuestra familia y tenemos que esforzarnos para salvarlos.

Iglesia Ministerio Plenitud
Reverendo Nain Villagomez
Pastora Marlene Muñoz Soliz
Santa Cruz, Bolivia

Avatar
Autor: Ministerio Plenitud
Consejería