ESTABLECIENDO EL ARCA DE DIOS

  • Escrito por: Ministerio Plenitud

TEMA: ESTABLECIENDO EL ARCA DE DIOS
TEXTO: ÉXODO 25:22

INTRODUCCIÓN
La Biblia dice: “Y de allí me declararé a ti, y hablaré contigo de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, todo lo que yo te mandare para los hijos de Israel.” (Éxodo 25:22).
En el Antiguo Testamento se menciona mucho al arca del pacto porque Dios se manifestaba a través de Él. El arca era como un cofre, bañado de oro, el cual tenía dos ángeles en la parte de la tapa, estas figuras representaban respeto a la presencia de Dios, porque los ángeles están postrados mostrando reverencia.
En este tiempo deseamos que la presencia de Dios se manifieste en las casas de los creyentes, por eso, nuestro deseo es que los hijos de Dios establezcan la presencia de Dios en sus casas. Sin embargo, no podemos establecer la presencia de Dios en cualquier lugar, por eso, a través de esta enseñanza queremos mostrarle dónde establecer la presencia de Dios.

I. LUGARES INCORRECTOS DONDE NO SE DEBE ESTABLECER EL ARCA DE DIOS
Veamos algunos lugares dónde estuvo el arca del Pacto:
A. El arca de Dios no puede estar en un lugar de personas pecadoras (1 Samuel 5:1-12; 6:1-12)
La palabra dice que los filisteos capturaron el arca y se lo llevaron a sus tierras. ¿Quiénes eran los filisteos? Eran un pueblo idólatra y pagano, hacían ritos crueles y su creencia era diferente. Ellos tuvieron el arca del Pacto siete meses, pero durante todo ese tiempo Dios humilló su dios, y los afligió y castigó con tumores, y muchos filisteos murieron, entonces, ellos dijeron: “No queremos tener el arca, sáquenlo, porque ha muerto mucha gente, hay mucha mortandad, y hay muchos enfermos”.
Sin embargo, los filisteos no se dieron cuenta que el verdadero Dios estaba con ellos, y en vez de arrepentirse de sus pecados, prefirieron deshacerse del arca de Dios y decidieron devolverlo al pueblo de Israel antes de renunciar a sus falsas creencias; ellos prefirieron sacar la presencia de Dios de en medio de su pueblo.
Es terrible no reconocer la existencia del Dios verdadero, creador de los cielos y la tierra, lamentablemente los filisteos hicieron a un lado a Dios, y dijeron: “No queremos el arca, que se vuelva de nuevo donde los Israelitas” prefirieron quedarse con sus falsas creencias, con sus falsas prácticas, aun viendo su dios Dagón postrado, sin cabeza y sin manos; aun viendo las plagas, ellos no reaccionaron.
Jehová Dios es el único “Dios” y eso es lo que nosotros debemos tener bien en claro, los filisteos no entendieron eso y prefirieron estar lejos de la presencia de Dios. La persona que no renuncia al pecado, dice: “No, yo no me meto con esas cosas” “No, parece que es muy aburrido el evangelio. Mucho compromiso, mucha exigencia” “Cuando sea viejo o vieja recién, ahora soy joven y tengo que vivir la vida” Otros dicen: “Ya estoy muy viejo para meterme en una religión, eso es para los jóvenes que tienen energía, que tienen buena fuerza, que tienen buena visión. Yo me voy a perder yendo en el micro para la iglesia, ya estoy cansado”.
La gente busca muchas escusas, porque no quieren reconocer que están mal, pero la persona que reconoce, es aquella que renuncia a su pecado y que experimenta el amor de Dios, y un cambio de vida, como lo hemos hecho nosotros.
B. El arca de Dios no puede estar en un lugar de personas desobedientes (1 Samuel 6:13-20)
Los filisteos armaron una carreta y mandaron el arca, pusieron algunas ofrendas que sus sacerdotes mismos le dijeron, y fue a parar lejos de las tierras de los filisteos. El arca fue enviada a los de Bet-semes, sin embargo, la Biblia también menciona que en ese lugar hubo una gran mortandad.
¿Por qué murieron éstos que eran del pueblo? Si nos fijamos en el versículo 13 dice que estos de Bet-semes, cuando estaban segando, trabajando, ellos vieron el arca y se regocijaron, y los levitas bajaron el arca de esa carreta, hicieron un proceso correcto. ¿Entonces, cuál fue su pecado para morir? ¿Porque murió esta gente? ¿Qué fue lo incorrecto?
Lo incorrecto que hicieron fue mirar dentro del arca, nadie podía mirar lo que había dentro, eso era sagrado, pero ellos lo hicieron y murieron. Eso se llama irreverencia, cuando la gente no obedece la palabra, ellos no estaban habilitados para destapar ese cofre porque había gente consagrada para realizar ese trabajo.
La persona que se acerca a descubrir estas verdades espirituales, sin respeto a lo que Dios ha escrito, esa persona no es digna de tener la presencia de Dios y va morir espiritualmente.
Nunca perdamos el respeto a las enseñanzas de la palabra, siempre acerquémonos con respeto. Estas personas irreverentemente abrieron el arca, y miraron las cosas que había ahí por eso murieron. Las personas que no tienen respeto a la palabra, que no van a sus reuniones y que les da flojera congregarse van a morir espiritualmente.
Si esta gente del pueblo de Israel hubiera hecho lo que Dios le dijo en cuanto al manejo del arca, en cuanto al respeto al arca de Jehová, ellos no hubieran muerto, pero ellos fueron atrevidos, faltando las reglas, las normas que Dios había establecido, por eso murieron, y de ahí dijeron: “Avisen al pueblo, que aquí está el arca que los filisteos lo han devuelto” y de esa manera, llevaron el arca a la casa de Abinadab.
C. El arca de Dios no puede estar en un lugar de personas insensibles a su presencia (1 Samuel 7:1-2)
La Biblia dice: “Vinieron los de Quiriat-jearim y llevaron el arca de Jehová, y la pusieron en casa de Abinadab, situada en el collado; y santificaron a Eleazar su hijo para que guardase el arca de Jehová. Desde el día que llegó el arca a Quiriat-jearim pasaron muchos días, veinte años; y toda la casa de Israel lamentaba en pos de Jehová.” (1 Samuel 7:1-2).
Después que murieron esos hombres del pueblo de Israel por mirar el arca, decidieron llevarlo a Quiriat-jearim y santificaron a las personas encargadas de su cuidado. ¿Cuánto tiempo estuvo en la casa de Abinadab?
La palabra dice que estuvo veinte años, más Abinadab y su casa, no valoraron el privilegio de tener el arca de Jehová en su familia.
Si bien es cierto que no hubo muerte ni desgracia para ellos, pero tampoco hubo una bendición especial que se pudiera destacar en todo el tiempo que el arca estuvo con ellos. Es como si ellos estuviesen obligados a hacerlo o como si no supiesen lo que verdaderamente estaban cuidando.

II. EL LUGAR CORRECTO DONDE SI SE DEBE ESTABLECER EL ARCA DE DIOS (1 Crónicas 13:12-14)
La Biblia dice: “Y David temió a Dios aquel día, y dijo: ¿Cómo he de traer a mi casa el arca de Dios? Y no trajo David el arca a su casa en la ciudad de David, sino que la llevó a casa de Obed-edom geteo. Y el arca de Dios estuvo con la familia de Obed-edom, en su casa, tres meses; y bendijo Jehová la casa de Obed-edom, y todo lo que tenía.” (1 Crónicas 13:12-14).
Ahora el arca estaba en casa de Obed-edom; Abinadab lo tuvo veinte años, y no menciona, lo que menciona en este pasaje.
A. El arca de Dios debe estar en un lugar de personas obedientes
El arca llegó a la casa de Obed-edom por obediencia. El rey se asustó al ver a uno de los hijos de Abinadab muerto, Uza también hizo lo incorrecto, no siguió las instrucciones divinas de Dios, en cuanto al manejo del arca, él quiso sostener como si Dios no tuviera poder para protegerse y cuidarse. Entonces, el rey David decidió dejar el arca del pacto en casa de Obed-edom, y este con actitud correcta lo recibió. ¡Obed-edom fue obediente al mandato del rey!
B. El arca de Dios debe estar en un lugar de personas santas
En ningún momento se menciona que santificaron a Obed-edom y a su familia para cuidar el arca, así como lo hicieron anteriormente con otras personas. Esto nos indica la clase de vida que llevaba Obed-edom, pues hasta el mismo rey lo conocía.
Si queremos que la presencia de Dios se establezca en nuestras casas, necesitamos vivir en santidad. Dios ama al pecador, pero aborrece el pecado; Él no puede convivir con el pecado, pero donde hay santidad Dios está presente.
C. El arca de Dios debe estar en un lugar de personas serviciales
La familia de Obed-edom no puso ninguna condición ni exigió nada para sí por cuidar el arca, ellos estaban dispuestos a cuidarlo. Cuando tenemos el deseo de servir a Dios, Él manifiesta su poder y su Gloria sobre nuestras vidas.
Abrir en nuestra casa un lugar de predicación con alegría, con entusiasmo, con sueños, hace que la gloria de Dios abrace toda nuestra familia, hace que toda la atmósfera oscura se transforme en una atmosfera llena de paz, de luz, porque Cristo Jesús trae salvación cuando se predica la palabra en nuestros hogares.
Cierta pastora cuenta: “Gracias a la predicación de evangelio en mi casa, tengo a mi madre como hija de Dios, tengo a mis hermanos como cristianos, como hijos de Dios, y no se han descarriado por la misericordia y el amor de Dios. Porque con Cristo ¡Si se puede seguir adelante! ¡Si se puede conquistar nuestra casa para Dios!”

CONCLUSIÓN
Si queremos transportar la presencia de Dios para nuestra familia, si queremos ser de bendición para otras vidas, éste es nuestro tiempo. Tiempos de bendición para abrir casas de bendición. El Señor va tocar nuestra vida y vamos a sentir la presencia del Padre, del hijo y del Espíritu Santo en el lugar donde estemos.
Y si hemos estado como los filisteos o como aquellos hombres que faltaron el respeto a la presencia de Dios, debemos arrepentirnos y santificarnos para ser portadores de la presencia de Dios.
Vamos a transportar con nuestro buen testimonio la gloria de Dios, a nuestra casa; vamos a disipar el pecado en nuestro hogar hablando de Jesucristo nuestro salvador.
Debemos hacer un compromiso con Dios, de poner en alto su nombre en nuestra casa, trabajo y donde nos encontremos. Debemos ser adoradores y portadores de su presencia.

Iglesia Ministerio Plenitud
Reverendo Nain Villagomez
Pastora Marlene Muñoz Soliz
Santa Cruz, Bolivia

Avatar
Autor: Ministerio Plenitud
WhatsApp Consejería