Culto de Lideres de Celulas (15/04/18)

  • Escrito por: Ministerio Plenitud

TEMA: TIEMPOS DE SEMBRAR
TEXTO: ECLESIASTÉS 3:1-8

INTRODUCCIÓN
En el campo vemos que hay un tiempo para sembrar según la semilla que se tiene, por ejemplo, en ciertas partes de nuestro país se siembra el maíz en el mes de septiembre a octubre, el hacerlo en otro tiempo no produce buenos resultados. La Biblia también nos enseña que todo tiene su tiempo y hoy queremos enfocarnos en el tiempo de sembrar.

I. HAY UN TIEMPO PARA SEMBRAR
A. La Biblia dice que todo tiene su tiempo y todo en su tiempo es hermoso. No se puede cosechar si primero no se ha sembrado, el labrador para participar de los frutos debe trabajar primero (2 Timoteo 2:6).
B. Muchas bendiciones de Dios no han llegado todavía porque no es el tiempo pero llegará cuando sea su tiempo. Cuando trabajamos disfrutamos de las bendiciones de Dios.
C. Dios siempre nos da la oportunidad para sembrar sólo tenemos que estar atentos al tiempo de Dios. Isaac entendió que era el momento de sembrar a pesar de que había hambre en la tierra (Génesis 26:1). Hay momentos en la vida que en vez de esconder la semilla hay que sembrarla. Isaac sembró en tiempos difíciles y cosechó al ciento por uno (Génesis 26:12).
D. Hay momentos para sembrar pero algunos quieren hacer las cosas en su tiempo y otros reaccionan tarde.
1. La Biblia dice que el pueblo de Israel quiso entrar la tierra de Canaán después que fueron castigados por Dios pero no pudieron hacerlo (Deuteronomio 1:42-44).
2. Los profetas del tiempo de Elías reaccionaron tarde y fueron a buscarlo cuando el ya había sido llevado por Dios (2 Reyes 2:16-18).
3. Los judíos no reconocieron su tiempo de visitación (San Juan 1:11-12).

II. LA SIEMBRA MULTIPLICA LA SEMILLA
A. Lo bueno de sembrar es que vamos a cosechar más de lo que hemos sembrado pero el que no quiere sembrar se queda con su semilla y no va a cosechar porque solo Dios multiplica lo que se ha sembrado.
B. Los creyentes que siembran dan frutos pero los que no siembran tienen lo mismo (San Juan 12:24). Toda semilla que entra a la tierra termina multiplicándose.
C. Todos tenemos la oportunidad de sembrar la semilla y según lo que hemos sembrado vamos a cosechar (Gálatas 6:7). Hay personas que han cosechado lo que no querían porque han sembrado lo que no deberían.
D. Todos tenemos la oportunidad de multiplicar lo que hemos recibido y para eso necesitamos trabajar. La Biblia dice que aquellos que trabajaron los talentos recibidos fueron los que lograron multiplicar lo que habían recibido (San Meto 25:14-30).
E. Dios nos ha dado la semilla y espera que todo lo que hemos recibido sea multiplicado. La multiplicación más que depender de Dios, depende de nosotros.

III. EL TERRENO ES IMPORTANTE A LA HORA DE SEMBRAR
A. En la parábola del sembrador vemos que la semilla que cayó en buena tierra dio fruto al treinta, al sesenta y al ciento por uno, mientras que en los otros lugares los frutos se murieron (San Mateo 13:3-8).
B. Dios siembre nos bendice cuando sembramos en su reino porque ese es el mejor terreno para sembrar. Las personas que paran de prosperar o de cosechar son las personas que han dejado de sembrar en la casa de Dios.
C. Las personas que tienen problemas con el dinero son las personas que no siembran en la casa de Dios (1 Timoteo 6:10).
D. El que es fiel es bendecido doblemente pero quien ha parado de prosperar es porque se ha olvidado de ser fiel a Dios. la Biblia dice que el es fiel en lo poco Dios lo pone sobre mucho (San Mateo 25:23).
E. Cuando ve a su iglesia con necesidad, es el tiempo de sembrar. Lamentablemente muchos creyentes han descuidado sus deberes con Dios y han dejado de ofrendar y de dar sus diezmos.

CONCLUSIÓN
Siempre hay un momento para sembrar, ese es el tiempo que tenemos que aprovechar para sembrar en buena tierra lo que Dios nos ha dado. Dios bendice la semilla y se multiplicará cuando sea sembrado porque semilla que se siembra en tierra preparada es cosecha asegurada.

Iglesia Ministerio Plenitud
Reverendo Nain Villagomez
Pastora Marlene Muñoz Soliz
Santa Cruz, Bolivia

Avatar
Autor: Ministerio Plenitud

Deja un comentario

Consejería