UN PENTECOSTES DIFERENTE

Ministerio Plenitud Bolivia > Blog > CULTO DE CELEBRACIÓN > UN PENTECOSTES DIFERENTE
  • Escrito por: Ministerio Plenitud

TEMA: UN PENTECOSTÉS DIFERENTE

TEXTO: HECHOS 2:1-4

INTRODUCCIÓN

Muchos pentecostés celebró el pueblo de Dios pero después que Jesús resucitó y ascendió al cielo, los discípulos de Jesús experimentaron un pentecostés diferente. Hay un pentecostés diferente para cada persona pero es necesario seguir los siguientes consejos:

I. EXPERIMENTAMOS UN PENTECOSTES DIFERENTE CUANDO CREEMOS EN SU PROMESA

A. La venida del Espíritu Santo es promesa del Padre y del Hijo. El profeta Joel hablo que el Espíritu Santo se derramaría y Jesús dijo que enviaría al consolador (Joel 2:28-29; San Juan 14:16-17).

B. Las promesas de Dios siempre se cumplen pero necesitamos creer. Cuando el creyente cree en la promesa del Espíritu Santo experimenta un pentecostés.

C. Jesús dijo que el Espíritu Santo vendría para bautizarlos y darles poder (Hechos 1:5, 8). El día de pentecostés los discípulos todos fueron llenos del Espíritu Santo porque creyeron.

II. EXPERIMENTAMOS UN PENTECOSTÉS DIFERENTE CUANDO SOMOS OBEDIENTES

A. No basta solo con creer, es necesario obedecer. La Biblia dice que Dios ha dado de su Espíritu a los que le obedecen (Hechos 5:32).

B. Jesús estuvo con ellos 40 días después de resucitar, luego ascendió al cielo y les dijo Que no se muevan de Jerusalén hasta que sean investidos de poder de lo alto (Hechos 1:4).

C. Los discípulos esperaron 10 diez días, se quedaron en Jerusalén y el Espíritu Santo descendió sobre ellos.

D. Cuando somos obedientes, disfrutamos de la llenura del Espíritu Santo.

III. EXPERIMENTAMOS UN PENTECOSTÉS DIFERENTE CUANDO ORAMOS

A. La Biblia dice que los discípulos perseveraban en la oración y en ruego (Hechos 1:14).

B. Los discípulos estaban orando, y cuando llego el día de pentecostés, todos fueron llenos del Espíritu Santo.

C. Cuando el Espíritu Santo descendió, transformó la vida de los discípulos. El discípulo Pedro que negó a Jesús, que se durmió cuando Jesús lo llevo a la oración, ese Pedro se convirtió en un hombre de oración cuando el Espíritu Santo descendió.

CONCLUSIÓN

El que camina con la iglesia en este tiempo es el Espíritu Santo; Él se sigue derramando para todos. Una vida sin el Espíritu Santo, es como tener un auto hermoso pero sin combustible. Sin el Espíritu Santo nadie puede servir a Dios, nadie puede cumplir con la misión. Jesús mismo necesito del Espíritu Santo (Hechos 10:38), por esa razón, debemos buscar experimentar un pentecostés diferente.

Iglesia Ministerio Plenitud
Reverendo Nain Villagomez
Pastora Marlene Muñoz Soliz
Santa Cruz, Bolivia

Avatar
Autor: Ministerio Plenitud
Consejería